Los deportistas exigen volver a entrenar

En su momento fueron los deportistas olímpicos, después el rugby, el fútbol, el remo, etc. Todos los deportistas de nuestro país reclaman que los dejen entrenar, para poder competir en un mundo que sigue en movimiento y competiciones que se siguen disputando en el resto del planeta. Esta vez los que pusieron el grito en el cielo fueron los dirigentes del tenis y del golf, quienes con justa razón, le respondieron al Ministro de Salud Ginés González García por sus últimas declaraciones públicas, donde manifestó que solamente el rugby pidió por el regreso a los entrenamientos y le remarcaron que el pedido formal se hizo meses atrás.

 «Si llegan pedidos de diferentes deportes los vamos a considerar», expresó el funcionario, diciendo que solamente el rugby brindó los protocolos y pidió formalmente por la vuelta a las prácticas.

Las declaraciones no cayeron bien en otros deportes individuales y la respuesta fue de Agustín Calleri, presidente de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), quien en twitter le dijo al funcionario de la Salud que «no sólo fuimos pioneros en la presentación de un Protocolo para la vuelta del deporte, sino que lo hicimos el 25 de abril, es decir hace casi 4 meses, y que el mismo fue aprobado por el Ministerio de Salud que usted dirige».

«Estas declaraciones dañan mucho a toda la familia del tenis argentino, y en particular a las que hacen de nuestro deporte su medio de vida, como por ejemplo los profesores de tenis, quienes no trabajan hace casi 5 meses», se descargó el cordobés.

«En nombre de la @AATenis y de todos los que amamos el tenis, le pido respeto y decisión para habilitar la actividad en el AMBA, tal como hicieron 20 provincias del país, sin sufrir consecuencias negativas. A disposición para reunirnos y explicarle aquello que considere necesario», concluyó el mandamás del tenis argentino.

En el mismo sentido, el presidente de la Asociación Argentina de Golf (AAG), Andrés Schönbaum le expresó al sitio Doble Amarilla que también presentaron los protocolos cuatro meses atrás y que nunca tuvieron una respuesta oficial, aunque de manera informal le aseguraron que «los protocolos estaban bien».

La vuelta de los deportes individuales estaba prevista en un plan por etapas del Gobierno de la Ciudad, donde mostraban al tenis y al golf como actividades de bajo riesgo de contagiosidad. Y con protocolos mediantes, tenían en vista el regreso controlado de la actividad profesional y comercial-amateur a inicios de agosto.

Sin embargo, existió una reunión entre el Presidente Alberto Fernández y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta que terminó dando marcha atrás al retorno de algunas actividades deportivas. El Gobierno Nacional declaró en más de una oportunidad que el no retorno tiene más un «significado de imagen» que de riesgo en sí. De hecho el propio Ginés declaró que en esos deportes el «riesgo de contagio es mínimo».

Incluso opinó lo mismo de Ariel Suárez, el remero que salió a desarrollar su actividad e insólitamente Prefectura Naval le labró un acta de infracción.

“Estoy cansado, pero bien. Contento por haber tocado el agua. Desde que arrancó todo esto, hace 144 días, no fui más a remar”, dijo el ganador de tres oros panamericanos de remo.

“La verdad, me puse contento cuando habilitaron los deportes olímpicos y a los clasificados para Tokio. Estaba orgulloso de que pudieran volver a entrenarse, si bien no me tocó a mí. Pero cuando me enteré que habían habilitado para arrancar el fútbol, ese fue mi punto de inflexión. Me sentí muy dolido, muy discriminado. Sentí impotencia y pensé: ¿por qué el fútbol y yo no?”, explicó.

“Al comienzo todos los deportistas lo tomamos bien. Pero luego se fue prolongando el aislamiento, se extendió hasta que hablaron dos deportistas olímpicos y ahí decidieron habilitarlos. Está correcto eso, está perfecto.

«No tengo nada contra el fútbol, pero las autoridades decidieron habilitar esa actividad, que para mí tiene más posibilidad de contagiarse que mi deporte, y no a tantos otros que no tienen contacto y mantienen distancias largas”, mencionó Suárez, que al mismo tiempo volvió a remarcar que lo que no le gustó fue sentirse menos que la disciplina más popular en Argentina.

“Considero que tuvieron que haber habilitado a todas las disciplinas que tuvieran el protocolo elaborado. ¿Por qué el fútbol sí y otros deportes, no? Sé que es el deporte que más dinero mueve, que más acercamiento político tiene y el resto de los deportes no lo tenemos. Esa diferencia que hacen duele mucho. Más cuando hace 20 años que le di mis mejores años a la selección argentina. Duele un montón”, finalizó el remero.

Más Noticias

También puede interesarte