Se incrementan las solicitudes para emigrar a Uruguay

En Punta del Este, en pleno agosto los argentinos viven su cotidianidad. A diez metros del mar. Con clases presenciales. En torneos deportivos. No están de vacaciones, esa es su normalidad.

Cuando se les pregunta cómo se sienten, reflejan satisfacción por la decisión de mudarse del centro de atención de alboroto porteño.

Gonzalo Benavidez, hablo con LA NACION, y conto que está feliz: “acabo de terminar mi casa frente al mar, falta hacer el cerco”. Y que trabaja desde allí. Esto fue motivo para iniciar los trámites de residencia fiscal y para que sus amigos le pidan el contacto para hacerlo.

Carlos Enciso, embajador uruguayo en Argentina, dijo que el consulado de Buenos Aires tiene más de 900 pedidos de residencia legal para tramitar, pero que están demorados por las restricciones por coronavirus.

“hay cientos de pedidos, en Rosario, Córdoba y Santa Fe, pero todo se encuentra supeditado a las medidas de cuidado sanitario”.

En Uruguay, la pandemia se vive con mayor flexibilidad ya que allí no hubo cuarentena obligatoria y el plan sanitario dio un resultado positivo. Su número de contagiados por COVID-19 es de 200 en todos el país, no hay confinamiento, todas las oficinas y fabricas abiertas, comercios y shoppings, teatros y cines, educación en salones, gimnasios y torneos deportivos.

Por otro lado, luego de muchas declaraciones satisfactorias de la residencia en el país vecino, también hablo Nicolás Palacios, hermanastro de Mauricio Macri, “esto es para malcriados, es demasiado placentero. Una rutina de pueblo, pero con calidad de vida del primer mundo. Trabajar y disfrutar a la vez. El que no lo vive, no lo puede entender”.

Más Noticias

También puede interesarte