Un merecido campeón

Una de los temporadas más atípicas de la historia del fútbol europeo llegó a su fin este domingo con la gran final entre el Bayern Múnich, único equipo en la historia que ganó todos los partidos que jugó en el presente torneo, y el Paris Saint-Germain (PSG) en el Estádio da Luz de Lisboa. Con arbitraje del italiano Daniele Orsato, el Bayern Munich alemán se consagró campeón tras derrotar en un gran partido al equipo francés de los argentinos Di María, Paredes e Icardi.

Con un Manuel Neuer como gran figura del partido, en los primeros minutos el conjunto germano se apoderó de la mitad de la cancha gracias a Goretzka Thiago, mientras que el cuadro francés, que había intentado presionar en la salida, se encontró rápidamente acorralado en su terreno de juego. Pese a esto, en los instantes iniciales apenas hubo peligro en las áreas y los campeones de la Ligue 1 se sintieron más cómodos con el rol de presionar y salir rápido.

La primera clara llegó a los 17 minutos. El cuadro galo recuperó en mitad de cancha y Marquinhos buscó en seguida a Kylian Mbappé por la punta izquierda. El delantero encaró y luego filtró para Neymar quien quedó mano a mano con Manuel Neuer, pero con poco ángulo y su remate de zurda fue desactivado por el arquero.

De inmediato respondió el Bayern con un centro bajo al área que Robert Lewandowski controló con zurda y remató con derecha de media vuelta, pero que se estrelló en el palo. El PSG dilapidó otra chance en una réplica, nacida en una recuperación en mitad de cancha, que Di María culminó con un disparo por arriba del travesaño con su pierna menos hábil.

Lamentablemente para el campeón de la Bundesliga, a los 24 minutos el entrenador Jupp Heynckes se vio obligado a realizar la primera variante. Jerome Boateng salió lesionado y en su lugar ingresó Niklas Süle. Además, dentro del terreno de juego estaba incómodo porque no podía encontrar espacios y las pérdidas en salida le estaban generando un dolor de cabeza que parecía no tener solución.

La única arma de ataque era Lewandowski, quien a los 30 minutos cabeceó un centro desde la derecha e hizo lucir a Keylor Navas, quien tuvo su primera atajada del partido.

Sin dudas, la más clara del primer tiempo llegó sobre el final, cuando el Bayern era superior y parecía acercarse al primero. Fue en un error de Alaba en la salida que le regaló la pelota en su área a Mbappé. El francés no encontró el espacio y soltó para Ander Herrera, quien al quedar mano a mano con Neuer ejecutó un gran pase atrás, de nuevo para el delantero francés, quien no le dio el recorrido suficiente a su pierna derecha y le salió un remate débil que cayó en las manos del arquero alemán.

En el complemento llegaron las emociones. El Bayern se plantó igual que al inicio del partido, bien adelantado y con la decisión de adueñarse del balón. Fue así que con mucha gente en ataque, acorraló al PSG y encontró el 1 a 0 tras una gran jugada colectiva que terminó con Goretzka lanzando un centro al segundo palo para que Coman, de cabeza, grite el 1-0.

El Bayern tomó confianza y comenzó encontrar espacios ante un desorientado equipo de Tuchel que tras el tanto empezó a sufrir el partido. Los desbordes por ambas bandas y el retroceso de su equipo hizo que el técnico saque de la cancha a Paredes para darle lugar a Marco Verrati e intentar así recuperar el orden.

A los 70 minutos, el cuadro parisino encontró una opción clara en una jugada fantástica de Di María por derecha, quien juntó marcas y soltó para la subida de Marquinhos. El brasileño entró en velocidad al área y definió cruzado el mano a mano, pero nuevamente Neuer se vistió de héroe y con su pie derecho evitó el empate.

Los últimos instantes fueron de puro nerviosismo por parte de ambos. La pelota parecía quemarle a los dos elencos y los errores se acumularon. El Bayern no pudo aprovechar los espacios claros que regaló el PSG, que desesperado por ir a buscar el empate, saltó líneas y falló varios pases. Por su parte, Neymar no pudo encontrarse con el balón y sufrió la estrategia del rival, que cada vez que tocaba el esférico, lo recibía con una infracción.

Así y todo, el equipo francés tuvo el empate en el minuto 91. Mbappé emprendió una corrida por izquierda, filtró para Neymar, quien en el área se sacó una marca de encima y dejó a Eric Maxim Choupo-Moting sólo contra Neuer, pero el delantero falló en la definición.

El Bayern fue un merecido campeón, el mejor de todos, que tuvo en el PSG un gran rival, para lo que será una final que quedará en la historia por todo lo vivido en esta temporada.

Más Noticias

También puede interesarte

¿Es inminente la consulta popular?: Qué puede suceder si Milei convoca a un plebiscito

Las trabas del Congreso a la Ley Omnibus del...

De Puerto Madero a Simoca: los lugares donde Alperovich habría abusado de su sobrina

José Alperovich, ex-senador y tres veces gobernador de Tucumán,...

A pedido de Manzur, Yedlin traicionó a Jaldo, votará contra Ley Omnibus y podría afectar los intereses de Tucumán

Sólo él y Carlos Cisneros de Tucumán se decidieron contra los beneficios de la provincia.