En lo que va del año, se produjeron 13 casos de justicia por mano propia

El linchamiento al supuesto femicida y violador de Abigail Riquel, José Antonio “Culón” Guaymas, encendió un debate en la provincia de Tucumán dejando evidencia de una estadística demasiado alarmante porque en lo que va del año, ya son 13 casos conocidos de justicia por mano propia.

El principal sospechoso del crimen de la niña de 9 años fue linchado por los vecinos de la zona donde ocurrió el femicidio, y murió por todos los golpes que recibió en la cabeza y las costillas provocándole heridas en sus órganos vitales. Esta situación no fue un caso aislado, sino que fue causa de provocación para el pueblo tucumano que reclama justicia todos los días por diferentes hechos.

En lo que va del año, ya se efectuaron 13 casos conocidos de justicia por mano propia, es decir, que quienes actuaban para hacer justicia no era el personal de Seguridad habilitado, sino que los civiles.

El primero fue el 14 de marzo, días antes del aislamiento social, preventivo y obligatorio ejercido por el Gobierno Nacional por la pandemia de COVID-19: “Un presunto motochorro de 19 años fue hallado sin vida a la vera de la ruta alternativa de Lastenia. Según fuentes judiciales, el joven habría sido embestido por la camioneta de su propia víctima, un hombre de 75 años, oriundo de Agua Dulce”, informó un medio tucumano en ese momento.

A este, le siguió un hecho ocurrió el 9 de abril: “Jonathan Rodríguez (23) fue asesinado en la puerta de su domicilio, ubicado en Pasaje Lima al 2300. Luis y Juan Suárez, que se desplazaban en un taxi, lo persiguieron porque le habría robado al celular. Según la acusación, uno de ellos se bajó del auto y le habría realizado cuatro disparos y, posiblemente, lo ejecutó de un disparo en la nuca”.

El tercer caso fue el 1 de mayo: “Un joven de 28 años hirió mortalmente a Inti Alejo Ibiza (21) luego de que lo descubriera en el interior de su domicilio. La Justicia entendió que se trató de un caso de legítima defensa, por lo que no hubo un proceso en su contra, según confiaron fuentes judiciales”.

Al día siguiente, el 2 de mayo, informaron que “Julio Brito (45) amaneció sin vida en el calabozo de la comisaría de El Chañar. La Justicia cree que falleció luego de que recibiera una feroz golpiza por parte de Ramón Antonio Sánchez y Raúl Córdoba. El primero es propietario de la estación de servicio que la víctima habría robado el día anterior utilizando un arma de juguete”.

Tras ese episodio, llegando a fin de mayo, en el Colmenar, “Walter Esteban Gómez (19) fue asesinado de un disparo cuando le habría estado robando a una mujer. Un vecino, cuya identidad no trascendió, al observar lo que estaba sucediendo, disparó contra los supuestos asaltantes. El tirador fue detenido por la Policía, pero se desconocen los detalles de la causa”.

El sexto caso ocurrió el 14 de junio: “Javier Maximiliano Coca (22) fue asesinado de cinco balazos en un distorsionado episodio en la localidad de Lules. El acusado del hecho es un taxista, y declaro que el joven habría intentado robarle y solo se defendió”.

Al próximo mes, el 10 de julio, se procesaron a dos hermanos bajo la denuncia de matar a puñalada a Emilio Jerez (38) y según las investigaciones, la víctima y un cómplice, ingresaron al domicilio de un jubilado para robarle. Los jóvenes, se enteraron de lo sucedido y al ser vecinos, fueron a buscar a los autores del robo.

Nueve días más tarde, Brahian Alejandro Gerez (19) fue asesinado de al menos siete puñaladas a pocas cuadras del principal acceso al sur de la capital, y según lo que afirman los policías, habría intentado robar una moto y los vecinos de la zona lo atacaron.

El 11 de septiembre, Antonio Andrada fue acusado de asesinar a Gonzalo Rizzo (20), quien según dijo le había robado la moto horas antes. Según la hipótesis de la Justicia, el sospechoso se encontró con la víctima, lo tiró al piso, lo ató por los pies y las manos y le disparó.

Pocos días después, el 24 de septiembre, Diego Martin Campos (22), fue asesinado por dos disparos en San Cayetano. Pero, hasta ahora, el crimen no se esclareció. Aunque se sabe que el joven fue perseguido por un grupo de hombres que querían atraparlo después de haber robado un teléfono celular.

Casi un mes después, este miércoles 21 de octubre, ocurrió el linchamiento y asesinato de José Antonio Guaymas, femicida y violador de Abigail. El hecho sucedió en el barrio Elena White donde más de 30 vecinos encontraron al sospechoso y antes de entregarlo, lo desnudaron y golpearon hasta dejarlo sin vida.

Al día siguiente, en Lastenia, efectivos de la comisaria detuvieron a un carnicero acusado de abuso sexual. Luego, los vecinos de la zona fueron a su negocio y lo destrozaron, y se dirigieron a la policía para atacarlo.

Por último, el jueves por la noche, la Policía de la capital tucumana intervino para que los vecinos no ataquen a un adolescente (16) que acusaron por haber robado un teléfono celular.

Más Noticias

También puede interesarte

Ministerio de Capital Humano denuncia 1.607 comedores inexistentes vinculados a organizaciones sociales

El Ministerio de Capital Humano, liderado por , presentó...

Llega a Argentina el portaaviones USS George Washington para fortalecer alianza militar con EEUU

El portaaviones nuclear USS George Washington llegará a aguas...

Adolescentes de 14 años armadas con cuchillo hieren a mujer en robo en Tafí Viejo

Dos adolescentes de 14 años hirieron con un cuchillo...