Buscanos en las redes

Destacadas

Chile se polariza: la ultra derecha y la extrema izquierda irán a la segunda vuelta

Santiago de Chile.- Con el 30% de las mesas escrutadas en las elecciones celebradas este domingo, Kast, de derecha radical, y Boric, candidato de izquierda, son los que suman más votos y se disputarían la presidencia del país en un polarizado balotaje el 19 de diciembre. A las 20 horas, Kast alcanzaba algo más del 29% de apoyos, contra el 23% de Boric, según publicó el sitio en español de la BBC.

Franco Parisi es tercero con poco más del 13%, en una carrera muy igualada con Yasna Provoste, del centro izquierda. De confirmarse estos resultados, sería la primera vez desde al retorno a la democracia en 1990 que la presidencia no se la disputarán los partidos tradicionales de centro-izquierda y centro-derecha.

Desde el retorno a la democracia, en Chile siempre se ha convertido en presidente el que obtuvo la mayor cantidad de votos en primera vuelta, pero la fragmentación del voto hace difícil predecir los resultados de diciembre. La jornada electoral estuvo marcada por largas filas de electores que esperaban su turno en medio de las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus.

Aún faltan por computarse las mesas de las zonas urbanas más pobladas como Santiago, la capital, y Valparaíso. La elección presidencial llega en un momento de cambio en Chile al cumplirse dos años de un estallido social que llevó a la elección de una Asamblea Constituyente, encargada de redactar una nueva Constitución.

Quién es Kast

Con un duro discurso contra la inmigración, el matrimonio gay o el feminismo y una posición complaciente con la dictadura, José Antonio Kast es la carta más conservadora en la carrera hacia La Moneda y su fulgurante ascenso en las últimas semanas ha causado un tsunami en la derecha chilena.

Pese a que le gusta venderse como un “outsider”, Kast es un viejo conocido en política: fue diputado 16 años, militante durante dos décadas en la Unión Demócrata Independiente (UDI) y candidato independiente en las pasadas presidenciales, donde apenas alcanzó el 8 % de los votos.

“Tiene que iniciarse un nuevo ciclo en la política, donde se deje de lado lo políticamente correcto”, dijo cuando en 2016 abandonó la UDI, uno de los partidos de derecha que integran la coalición oficialista.

Con él, arrastró a pesos pesados de la formación y fundó en 2019 el Partido Republicano, con el que concurre a estos comicios, que son los más inciertos y trascendentales de la historia reciente de Chile.

Pese a su dilatada trayectoria política, nunca antes había llegado tan lejos: la mayoría de encuestas le sitúan como uno de los dos favoritos el 21 de noviembre para pasar a la segunda vuelta, con más del 20 % en intención de voto, junto al izquierdista Gabriel Boric.

Partió como un candidato residual, pero a medida que pasaban las semanas fue ganando fuerza y llevándose parte de los apoyos del oficialista y exministro Sebastián Sichel,quien se ha ido desinflando tras una serie de desaciertos en campaña.

Varias figuras de la derecha clásica le han mostrado públicamente su apoyo, pues consideran que Kast (55 años) es el único que puede “enderezar” un país que aún se está recuperando de las graves protestas de 2019 -llama “violentistas” a los manifestantes- y de una pandemia que ha hecho estragos sociales y económicos.

No quiere que le pongan la etiqueta de extrema derecha -dice ser “el candidato del sentido común”-, pero en más de una ocasión ha mostrado su admiración por el estadounidense Donald Trump o el brasileño Jair Bolsonaro, aunque es menos estrafalario que ellos y se esfuerza por parecer amable y educado.

El millenial Boric

El izquierdista Gabriel Boric es con solo 35 años el candidato más joven de todos los que aspiran el domingo a la Presidencia de Chile y el que mejor encarna el cambio generacional demandado en las masivas protestas de 2019.

Gabriel Boric.

Ecologista, feminista, regionalista y crítico acérrimo del modelo neoliberal instalado durante la dictadura militar (1973-1990) y consolidado luego en la transición, es también el que ofrece posiblemente la agenda más profunda de cambios.

Su objetivo es combatir la endémica desigualdad que sufre Chile y que detonó hace dos años el denominado estallido social y construir un Estado del bienestar similar a las democracias europeas.

“Si Chile fue la cuna del neoliberalismo en Latinoamérica, también será su tumba”, dijo Boric el pasado julio, cuando fue proclamado abanderado del bloque izquierdista Apruebo Dignidad, integrado por el Frente Amplio y el Partido Comunista.

Boric es uno de los grandes favoritos para pasar al balotaje del 19 de diciembre, en el que se batiría con el ultraderechista José Antonio Kast, según las últimas encuestas.

De llegar al poder, encabezaría el Gobierno más izquierdista desde el socialista Salvador Allende, a quien siempre menciona como referente. También es muy cercano a Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, fundadores del partido español Podemos, y al expresidente uruguayo José Mujica.

El Federalista @2020 info@elfedelalista.com.ar