Buscanos en las redes

Crónicas de ayer

La odisea del Graf Spee

Por Martín Javier Augier

Un imponente crucero pesado construido por Alemania había logrado hundir varios buques ingleses

El Graf Spee fue construido fuertemente blindado, el nombre del buque de guerra fue en honor del almirante Maximilian (Reichsgraf) von Spee, quién lucho en la Batalla de las Islas Malvinas el 6 de diciembre de 1914. La intención del Reichsgraf von Spee era destruir una radio británica en Malvinas, pero fue recibido por la cañonera británica de 305 mm de la flota naval inglesa, perseguidos los buques alemanes por los ingleses, fueron destruidos, murieron el almirante Maximilian Reichsgraf von Spee y dos de sus hijos.

En el mes de diciembre de 1939 la guerra llegó al Río de la Plata, conmoviendo a Buenos Aires y Montevideo con el arribo del acorazado Admiral Graf Spee, que había hundido varios buques mercantes y de guerra ingleses, ahora era perseguido por buques ingleses y franceses que estaban hermanados para derrotar al buque alemán que estaba construido de acuerdo a las viejas especificaciones del tratado de Versalles que lo favorecieron porque dicho acuerdo establecía como tope 10.000 toneladas lo que daba un equilibrio ideal al Graf Spee haciendo que el acorazado sea rápido, ligero y con gran potencia de fuego, esto lo hacía implacable.

Siendo ordenado por Hitler que las funciones del acorazado alemán sea la de hundir toda flota marina mercante y de guerra inglesa o enemiga. Había puesto en jaque el comercio y los insumos ingleses poniéndose en el ojo del rey británico Jorge VI del Reino Unido y de la Royal Navy Marina Real Británica que perseguía al Graf Spee, este había hundido tantos barcos mercantes (en el que murieron cientos de civiles) como de guerra tenía un hidroavión para localizar barcos; había hundido un barco mercante ingles que llegó a pedir auxilios a la Royal Navy que se encontraba cerca, y estaba al mando del comodoro Sir Henry Harwood quién dispuso de sus buques de guerra para perseguirlo por el Océano Atlantico Sur, la flota, además estaba compuesta por los cruceros de guerra Ajax, Exeter y Achilles.

Cuando la Segunda Guerra Mundial pasó por Piriápolis: Completo informe  cuando se cumplen 80 años de la Batalla del Río de la Plata | Semanario La  Prensa
Henry Harwood almirante de la Real Marina Británica

Batalla del Río de la Plata, el 13 de diciembre de 1939

Se enfrentaron las fuerzas inglesas contra el solitario Graf Speed, este sorprendió a los ingleses por su precisión donde el Exeter y los buques que lo rodeaban quedaron dañados, Hans Langsdorff el capitán alemán era muy inteligente y logró neutralizar al mayor de los cruceros de guerra de los ingleses, los otros dos estaban a distancia prudente. En un segundo intercambio de fuego cerca de Punta del Este, resultó averiado sin ninguna gravedad el Graf Speed, pero sufriendo desperfectos que lo obligaban a salir por un tiempo del combate. Fueron a Montevideo donde atraco por ordenes de Langsdorff el Graf Spee, fueron días tensos diplomáticos Uruguay era un país neutral y amparándose en las leyes de la neutralidad internacionales el canciller de dicho país Dr. Alberto Guani le comunicó al alto mando alemán que Uruguay le dio un plazo de 72 horas para abandonar las aguas jurisdiccionales uruguayas, consciente de la situación Langsdorff comprendió que lo mejor era abandonar su adorado Graf Spee, ordenó a la tripulación ir a Buenos Aires – Argentina.

El capitán alemán Langsdorff y su tripulación

El capitán Hans Wilhelm Langsdorff ordenó que el Graf Spee sin su tripulación se dirija a la rada de Montevideo y pidió a su grupo de élite hacerlo estallar. Langsdorff también se dirigió a Buenos Aires donde estuvo en un hotel, finalmente se lo llevaron a la jefatura de los talleres navales de Dársena. Puerto de Buenos Aires, donde el 20 de diciembre de 1939, se envolvió con una de las banderas de guerra del crucero Graf Spee y se quitó la vida. Se encuentra en el cementerio alemán de Buenos Aires.

El Admiral Graf Spee hundiéndose sus restos fueron desguazados por los ingleses que querían analizar al crucero para poder ver su ingeniera que contaba con una notable precisión y tecnología.
Continuar leyendo...

El Federalista @2020 info@elfedelalista.com.ar