Buscanos en las redes

Economía

¿Llegará hoy el dólar a 200 pesos?: Argentina ante un lunes crucial en el mercado cambiario

La presión sobre la moneda nacional creció sin precedentes la semana pasada, durante el Gobierno de Alberto Fernández.

Tras la semana más caliente para el dólar en la Argentina, este lunes abrirán los mercados de cambio, oficiales y paralelos, con gran expectativa y algunos operadores especulan en que hoy mismo la divisa norteamericana llegará a los 200 pesos argentinos. Sobre este tema, hay diferentes opiniones oficialistas y opositoras, pero todas aclaran que esto problema no se reduce al tipo de cambio.

Para empezar, el ministro de Economía, Martín Guzmán aseguró este domingo que «no va a haber devaluación», a la vez que señaló que el Banco Central «está acumulando reservas» y que hay «superávit comercial» además de que «las exportaciones vienen creciendo». «Hay muchos diciendo ‘se viene una devaluación’. El año pasado decían lo mismo, dijimos ‘no’, y no pasó. Ahora decimos lo mismo, ‘no’, no va a haber devaluación», expresó en la mesa de debate «Cómo salir de la trampa de la deuda externa», en el CCK.

Guzmán agregó: «El Banco Central está acumulando reservas y tenemos superávit comercial y las exportaciones vienen creciendo. Es decir que tenemos más resiliencia y no menos en el frente externo». El ministro de Economía dijo luego: «Acabar con la dependencia del FMI es un acto de soberanía. El FMI es el principal problema que le deja el gobierno de (Mauricio) Macri a la Argentina. Le financió la campaña a Macri y hoy el pueblo argentino lo está pagando con menos oportunidades de empleo y más inflación».

Por otra parte, el dólar blue, que volvió a los niveles récord de $195 del año pasado, refleja el «precio del pánico» ante la incertidumbre de la población, advirtió el economista Víctor Beker, de la Universidad de Belgrano. Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía de esa casa de estudios, dijo que el alza representa la búsqueda de «refugio de la gente, porque no hay ningún otro atractivo que asegure un respaldo a futuro».

Advirtió que el «peligro de una hiperinflación o devaluación está presente, pero eso dependerá de en qué dirección se oriente la política económica después de las elecciones». Beker sostuvo que «desde el punto de vista técnico el tipo de cambio oficial está en el mismo nivel real de diciembre del 2015, cuando se liberó el cepo cambiario, por lo tanto no creo que haya retraso, pero sí una brecha muy grande con el paralelo».

Al ser consultado sobre por qué hay elevada inflación si el tipo de cambio oficial no está retrasado, dijo que está vinculado con «distintos factores monetarios y no monetarios». «Los precios están acompañando al dólar paralelo, pero en un escenario razonable, el blue debería derrumbarse», señaló. Pero advirtió que «eso no va a ocurrir mientras no haya señales claras y el rumbo económico este encauzado».

Por su parte, el economista Daniel Artana sostuvo que el crecimiento de la brecha cambiaria afecta las intenciones del Gobierno y expresó que no es un momento para adoptar posturas radicales que puedan mandar una señal negativa al mercado. “No hay espacio para radicalizarse. Si te radicalizás, la brecha va a perforar el techo”, planteó Artana. Sostuvo que muchos opinan que la subida del dólar “ayuda a disciplinar las intenciones más locas” del Frente de Todos y recalcó que “la gente sabe que cuando se recalienta el mercado paralelo vienen problemas” en la economía.

“La brecha es un desincentivo porque se trata de exportar lo menos posible al oficial. Empiezan a aparecer sobrefacturaciones de importaciones, subfacturación de importaciones. Y comienza a contaminarse los precios”, analizó. Y amplió: “Es cierto que los precios se guían fundamentalmente por el dólar oficial. Pero si la brecha se amplía, algo contamina. Es una situación compleja. No hay espacio para la locura”.

En esa línea, se refirió al mensaje de La Cámpora cuando tiempo atrás propuso no utilizar los Derechos Especiales de Giro de 4.400 millones de dólares del FMI para pagar deuda. “Al final lo usaron para pagarle al Fondo. El videito de la Cámpora ni siquiera tiene influencia. Cuando empiezan a radicalizarse la brecha se dispara. El Gobierno zigzaguea, quiere mostrarse nac & pop, y por el otro, no. Así paga todos los costos posibles”, consideró.

Congelamiento de precios

Para Artana, el congelamiento de precios y las medidas tomadas por la Casa Rosada tras el resultado de las PASO parecieran como si el Gobierno “se estuviera por ir”. “El Gobierno tomó decisiones hasta el 15 noviembre como, en alguna medida, hizo Cristina Kirchner cuando se estaba por ir y le iba a dejar el muerto a [Mauricio] Macri o a [Daniel] Scioli”, consignó y agregó: “Faltan dos años. Es una falta de coherencia. En algún momento habrá que ponerse los pantalones largos y tendrán que gobernar”. En ese sentido, remarcó: “Hacer populismo sin plata es imposible. Quisieron hacer populismo de esa manera y empezaron a pagar las consecuencias”.

Por otro lado, consideró “risible” el argumento del Gobierno de promover una fijación temporal de precios como “defensa de la mesa de los argentinos”. “Es como si las personas de menores recursos no se tuvieran que vestir o no tuvieran que comprarse un celular. Ahí tienen licencia para matar. Las cosas que más han subido en la Argentina son los productos textiles”, remarcó y añadió: “la inflación no es solamente en alimentos. Y no son solo los alimentos que pusieron en el control”.

El especialista señaló que las experiencias anteriores en las que se aplicó un congelamiento de precios y en las que se originó una crisis económica están atravesadas por la falta de medidas en torno “a lo fiscal y lo monetario”. Y también cuestionó la funcionalidad del subrégimen de promoción industrial en Tierra del Fuego con beneficios impositivos para el sector industrial.

El Federalista @2020 info@elfedelalista.com.ar