Hoy se marchó con la consigna «por la vida» en repudio a proyecto del Gobierno Nacional de IVE

Ayer por la tarde se llevó a cabo una nueva manifestación “por la vida” frente al Congreso de la Nación, y en distintos puntos organizados de algunas provincias para rechazar el Proyecto de Interrupción Legal del Embarazo (IVE) que comenzará a tratarse el próximo martes en la Cámara de Diputados.

La marcha “celeste” tuvo banderas argentinas, carteles y sus característico pañuelo celeste, pero por sobre todo mucha gente. A pesar de que en Argentina ya se reportaron 106 muertes y 6.098 nuevos contagios por coronavirus y se supone que continúa el distanciamiento social, para las organizaciones de la sociedad civil convocaron a una protesta multitudinaria, que fue totalmente apoyada por varios sectores de la Iglesia Católica y Evangélica.

#LaMayoriaCeleste, así fue como se denominaron desde hace una semana, empezó a informar sobre la convocatoria y los manifestantes postearon en sus redes sociales en distintos puntos del país.

La Unidad Provida es la que nuclea a más de 150 organizaciones civiles y fue la principal organizadora de la marcha. Una activista de esta organización llamada Ana Belén Marmora sostuvo: “Hay más de 100 causas prioritarias por las que mueren las mujeres, y mucho más en pandemia. Mueren 15 veces más embarazadas que quieren tener a sus hijos, 20 veces más mujeres por desnutrición o HIV, y 300 veces más por cáncer de mama”.

Por otra parte, se emitió un comunicado de la Comisión Episcopal para la Vida, los Laicos y la Familia, que está encabezada por monseñor Pedro Laxague, en donde alentaban a participar de la manifestación, a cuestas de la situación epidemiológica actual, a “favor del derecho humano a la vida de toda persona garantizado en la misma Constitución Nacional”.

De la marcha también participó el arzobispo de Buenos Aires y cardenal de la Argentina, Mario Poli, de 73 años que integra a los pacientes de riesgo por el virus; el obispo auxiliar Enrique Eguía Seguí y el vicario episcopal, Gustavo Carrara.

Comentarios