Buscanos en las redes

Destacadas

Revés judicial de Jorge Garber contra Vitar por la denuncia sobre adjudicaciones irregulares en la SAT

Rechazaron la denuncia del constructor al diputado por supuestas calumnias e injurias.

Un importante revés judicial recibió el Presidente de la Cámara Tucumana de la Construcción (CAT), Jorge Garber, en una causa iniciada por calumnias e injurias contra el dirigente José Vitar, quien había denunciado en la Justicia Federal irregularidades en la adjudicación de obras de la SAT, en beneficio de grandes empresas, sobre todo las del titular de la CAC.

La Justicia desestimó la presentación del constructor porque, según el fallo, “en ningún caso configurarán delito de injurias las expresiones referidas a asuntos de interés público o las que no sean asertivas. Tampoco configurarán delito de injurias los calificativos lesivos del honor cuando guardasen relación con un asunto de interés público”. Y, además, condenó a Garber a pagar las costas del proceso.

Este fallo tiene una gran importancia para la libertad de expresión ya que, si la Justicia hubiese admitido la denuncia de Garber por calumnias e injurias, cualquier persona que intentara dejar en evidencia la corrupción en las instituciones estatales quedaría expuesto a ser condenado, con el riesgo de perder su patrimonio.

Pero, además, las aseveraciones de Vitar fueron en realidad la descripción de una situación que él mismo denunció en la Justicia Federal. Es decir, no fue exclusivamente una declaración mediática como las que acostumbran muchos denunciantes seriales.

La denuncia

“Solicité a la Justicia Federal que investigara la posible comisión de delitos en la contratación de obras de saneamiento que viene realizando la SAT con fondos de la Nación. Me limité a pedir que se investigue judicialmente lo que entiendo es una irregular contratación”, había asegurado cuando recibió las primeras cartas documento. “El señor Garber, adjudicatario de la obra más importante luego de haberme bombardeado con cartas documento, ahora ha presentado una demanda por calumnias e injurias en contra de mi persona por haber indagado en dichas contrataciones”, insistió Vitar hace unos meses.

“Es el mundo del revés, porque quien debe aclarar las cosas -despejando cualquier sospecha de cohecho- persigue a un ciudadano cuyo único interés es preservar la transparencia en la contratación de obras públicas por parte del Estado provincial y sus empresas”, manifestó en un comunicado el ex diputado nacional.

Vitar dijo además que Garber “me acusa de calumnias por haber pedido una investigación de un posible hecho ilícito. Me resulta difícil pensar que ni él ni su abogado ignoren que tanto la calumnia (o sea, la falsa imputación de un delito) como las injurias han sido borradas del Código Penal cuando están  referidas a asuntos de interés público”.

Vitar consideró en ese momento que Garber intentó intimidarlo sintiéndose ofendido. “Quiero decirle a la sociedad tucumana que estos actos de patoterismo de quienes se escudan tras el poder no deben amedrentarnos en la lucha por un Tucumán decente, razón por la cual no solamente ratificaré mis denuncias, sino que además le voy a oponer al juicio mi derecho a probar que lo que dije es cierto”.

La otra denuncia

Las difusas condiciones en las adjudicaciones de la SAT habían sido denunciadas, además de por Vitar, también por el legislador José Ricardo Ascárate. Según el radical, la SAT consagra ganador de una licitación a aquella empresa cuya oferta se acerque más al valor promedio entre todos los oferentes, una fórmula costosa e ineficiente, que no adjudica las obras a las empresas que ofrecen la mejor calidad ni el menor valor.

“Es una trampa espantosa por la cual un grupo de dos empresas se presentan en la licitación por un valor determinado para fijar y manipular el promedio, y asegurarse de esta manera que alguna de las empresas involucradas en esta maniobra, sean efectivamente las ganadoras de la licitación”, manifestó en ese momento, según publicó El Federalista.

El propio Garber, también en El Federalista, respondió a Ascárate y lo acusó de utilizar la “mentira y la falacia” para perjudicar a su compañía. “Gama gana la licitación en UTE, con la empresa MAC, por 200 millones, por lo que a Gama sólo le corresponde la mitad”, aclaró el constructor, y advirtió que su empresa tuvo que hacer “una rebaja extra a la SAT para que le puedan adjudicar la obra”.

El peor lado de la historia

Pero esta historia tiene también un capítulo trágico. En mayo de este año falleció el empresario Julio Armando Díaz. Este constructor no podía explicarse por qué por qué si su empresa Migonorh SRL había ofrecido los precios más bajos, la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT Sapem) otorgaba las obras públicas financiadas por la Nación a compañías que cobraban más caro.

Según publicó La Gaceta en ese momento, e sólo dos trabajos, esto implicaba descartar un ahorro superior a los $ 5 millones. Díaz (68 años) trató de sacarse las dudas. Para ello, llegó a solicitar aclaraciones a las autoridades de la sociedad anónima con participación estatal mayoritaria (Sapem) en ocho oportunidades durante 2020. Su impugnación fue citada por el ex diputado peronista José Vitar como un caso testigo de las irregularidades detectadas en la adjudicación directa previo cotejo de precios -sin licitación pública- de proyectos por $ 900 millones. Pero Díaz ya no podrá testificar: falleció por una infección de covid-19 el 21 de mayo.

Garber y la Trump Tower de Punta del Este

Por otro lado, el Presidente de la CAC fue noticia nacional en los últimos días como referente de los accionistas de la fastuosa Trump Tower de Punta del Este, cuyo desarrollo había quedado paralizado antes de la pandemia.

El empresario confirmó a Infobae la finalización de los primeros cinco pisos de la impactante construcción. Con un 70% de las unidades vendidas, en los próximos meses Trump Tower se prepara para la llegada de inversores y compradores que colmarán su capacidad. Según reveló el empresario argentino, esta realidad se debe al trabajo conjunto entre los propietarios y la administración Trump. La sociedad permitió a las partes cumplir el desafío de ejecutar la construcción de forma eficiente y segura, con todo lo que esto implica al tratarse de la edificación más imponente de Latinoamérica.

El Federalista @2020 info@elfedelalista.com.ar